¡Me quiero ir del país!

octubre 2, 2020

Uff, si habremos dicho eso una y mil veces cada vez que se pone fea la cosa no?

Pero cuando son muy fuertes las ganas de lanzarse a la aventura no tenemos ni idea de por dónde empezar, ni a dónde ir y qué vamos a dejar atrás.

La decisión no suele ser nada fácil, pero si llegaste a este posteo, probablemente lo estás pensando. Entonces la pregunta que quiero que te hagas es: ¿Qué me detiene?

Si es un tema de dinero, puedo darte varios consejos para que puedas irte sin ser millonario.

Si es un tema de papeles, también existen muchísimas posibilidades y todo depende del lugar a donde quieras emigrar.

Si te detiene “tener hijos, mascotas, familia”, pues entonces piensa en grande y lo que sea mejor para ti también lo será para tu entorno.

Hay muchos lugares a donde irse a vivir en el mundo, pero en este caso voy a abordar con más detalles el Vivir en el Europa ya que estoy atravesando esta experiencia y pasé por mucho de lo que voy a contarles.

¿Cuánto dinero necesito para irme a vivir a otro lugar? Bueno, todo dependerá del sitio donde deseamos estar y cuánto sacrificio haremos al comienzo. “Empezar de cero” es tal cual como suena, con la diferencia de que somos más adultos, tenemos más experiencias, estudios, talentos y aptitudes que nos aplana el camino de subida. Pero no olvides que igual es un camino cuesta arriba.

Ahora empecemos a calcular el número…

-Pasajes de ida y vuelta (suele ser más barato que sacar solo la ida, y aunque no sepas cuando vas a volver, las aerolíneas siempre aceptan cambios con o sin fee extra, dependiendo de tu compra inicial) Si viajas a Europa, recordá que en el Aeropuerto te solicitarán boleto de retorno si no tienes pasaporte europeo o residencia. Incluso para algunas Visas de corto tiempo pueden llegar a solicitar tu pasaje de regreso.

-Dinero para vivir al menos 3 meses. En dónde debes incluir: Alojamiento, víaticos, comidas y extras. En ese periodo te recomiendo que busques empleo por todos lados. Si estás en un país dónde no manejas muy bien el idioma, acude a trabajos y oficios fáciles que no impliquen demasiado tu “habla”. Supermercados, restaurantes, delivery, fast food, promociones, volanteros, etc. Mientras tanto aplica para trabajos con más conocimientos. Si manejas bien el Inglés, no dudes en acudir a ese valor agregado en tu CV. Pues ya tienes dos idiomas además de tus aptitudes. Tu actitud y ganas de aprender pueden ganarle a cualquier otro postulante.

Esos puntos son los más importantes a la hora de ahorrar lo más posible hasta estar más estabilizados en cuanto a la economía. Estudia bien los precios de las cosas, porque al principio creemos que puede ser barato algo y en realidad estamos pagando muy caro por ello. Suele suceder así que no te frustres si te pasa.

Busca Grupos en Facebook de personas de tu nacionalidad para que puedan ayudarte en cuanto a consultas, trámites, oportunidades laborales o simplemente para buscar compañía en una ciudad desconocida. Suelen llamarse: Argentinos en Paris, Argentinos en Amsterdam, Latinos en España, Españoles en Alemania, etc.

Lo más importante de todo es que no te desanimes, si la idea está ahí latente, investiga, busca a quienes ya lo hayan “pegado el salto” y escucha sus consejos. Desestima a quienes te digan “es complicado”, “la cosa no esta fácil”, “no vas a poder”, recuerda una y otra vez que esas personas hablan de sus limitaciones, no de las tuyas. Así que o haz oídos sordos, o pasa de página y concéntrate en lo que sume a tu proyecto. Personas, situaciones o ideas que ayuden a tu idea de salir.

Hoy, hace exactamente un año que llegué a París. Un vuelo de 12 horas hasta Frankfurt y luego conexión de 2h30 hasta llegar a París. Dos maletas de 23kg, un carry on y mi querida Olivia fue todo lo que me traje desde Argentina para comenzar una aventura, un capítulo nuevo en mi vida.

Pero como algunos saben, este viaje comenzó un año antes. Yo lo llamo el año en que puse mi vida en pausa.

¿Pausa? pues verán…mi mayor proyecto de ese año era obtener mi visa para viajar a Europa. Vender todo lo que tenía en mi departamento. Absolutamente TODO, incluso los muebles que tanto me habían costado comprar, algunos adornos , objetos de valor sentimental que no podía traerme pero que al fin y al cabo, debemos entender que son sólo objetos reemplazables por otros mejores o peores, pero materiales.

Vendi mi ropa, mis zapatos, mi juego de tazas, la televisión, la compu, el sommier que no llegaba al año de comprado. Toda la primera mitad de ese año, vendiendo, haciendo entregas, regalando, donando. Cada pesito juntado se iba en saldar tarjetas, adelantar pagos y dejar en cero las cuentas.

Vendí mi auto. Ese pequeño UP que nos llevaba a Olivia y a mi a todos lados, que me dió muchas alegrias, viajes y rutas. Que me dio más libertad que nunca. Pero el día que lo entregué no sentí nada. Es que como les digo. Es un objeto material y en su recompensa me daría otro tipo de libertad.

La segunda mitad del año la dediqué a mi familia y amigos. Aproveche a ver a todos los que pude en reuniones familiares, cenas, almuerzos, fiestas. Pasé los últimos 3 meses en la casa de mis papas disfrutando de los desayunos con mama, los ñoquis de papa y a bella (la gatita de mi sister) corretear con Olivia por toda la casa. A pesar de la díficil situación en casa esos meses, traté de ser fuerte. Iba regularmente todos los días a entrenar, hacía Yoga y tomé clases de handstand con un profesor increíble.

El deporte hizo que pudiera procesar todo lo que estaba sucediendo y lo que iba a suceder. Festejé mi cumpleaños número 35 en casa con los más íntimos y luego lo celebré en un bar con amigos. Decidí que mi vuelo fuera después de mi aniversario porque esa sería mi celebración y despedida.

Mi cumpleaños 35 en Buenos Aires =)
¡Mi cumpleaños 36 en Paris, al lado del Pantheon con mis amigos Argentinos y mi hermana!

Hoy, 2 de Octubre de 2020. Miro atrás todo este año recorrido y si bien no puedo quejarme de nada, no puedo dejar de hacer que me caigan lágrimas de los ojos. Se extraña a la familia, a los amigos, el sofá cómodo de casa. Pero también sé que lo volvería a hacer. Porque no sólo es importante la estabilidad económica, si no la calidad de vida.

A veces uno no se da cuenta de que se acostumbra a vivir mal. Naturalizamos acciones que no respetan al otro.

Calidad de vida, me refiero a pasear por las calles con Olivia tranquila, sacar una foto con el celular o incluso hablar por teléfono sin estar perseguidos de que nos quiten el aparato desde la ventana. ¡Volví a andar en bici sin tener miedo a que me tiren en el semáforo para robarmela!

Así podría seguir enumerando cosas. pero sobre todo. Me di cuenta que es posible tener una vida mejor y no debemos rendirnos hasta obtenerla. Todos nos merecemos pasar por la tierra y disfrutar de nuestros años en ella. Por eso. No te rindas. Aunque sea un plan a largo plazo. No lo abandones.

Bonne Nuit.

Si te gusta lo que lees, puedes dar soporte a mi blog y mi tienda que recién comienza con un simple café. ¿Además quien no comparte un café hoy en día? La próxima puede que podamos tomarlo en persona! ¿ Qué opinas? 😉

Buy me a coffeeBuy me a coffee

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.