Aquí y ahora.

diciembre 25, 2020

Lei una frase que encontré en Instagram que decía “Sometimes your heart needs more time to accept what your mind already knows” y enseguida me di cuenta que algo no estaba bien. No porque la haya leído en otro lado, si no porque en realidad la mente es quien debe aceptar lo que nuestro corazón ya sabe.

Durante varios años comencé a darme cuenta en mi vida que muchas acciones, pensamientos y cosas que la mente aceptaba como buenas, no estaban alineadas con lo que decía mi corazón.
Es por eso que luego de un tiempo mi presencia como “bloguera, influencer” de moda se fue haciendo cada vez menos presente como tal. La lucha interna entre lo que nos “da éxito, dinero, fama” contra lo que realmente desea el corazón.

Pero, si ya se. Me vas a decir que de algo tenemos que vivir para pagar las cuentas, la comida, la escuela, el auto, etc.

Claro, pero eso será al principio. Mientras descubres y empiezas a controlar a tu mente. Transitarás todo un camino en donde educarás a tu cuerpo a encontrar el balance, y ahí será donde tendrás esas confusiones; donde uno quiere hacer una cosa mientras el otro anhela otra.

En medio de mi transformación comencé a darme cuenta que lo que me hacía mejor persona (o manejar mejor la energía) era compartir mis conocimientos a otros mediante las clases. En clases de asesoramiento de imagen, de producción, de redes sociales. Formaciones a empresas para trabajar con sus empleados en una dirección, clases de fitness, de baile… No importa cúal era el temario, si no el compartir ese conocimiento. Claramente una foto mostrando un vestido nuevo, cómo combinar los zapatos con la cartera, o el restaurante más top no me generaba nada. Y así mi tiempo de generar contenidos de moda se fue reduciendo.

Canalizando todo esto y volviendo a mis raíces, retomé el deporte. No pensando en dar clases, si no por mi ser espiritual que estaba dentro de mi diciéndome una y otra vez que debía dejar de estar quieta y moverme o mejor dicho “despertarme”.
Tomé clases de salsa y bachata. Casi como un rutina, primero dos veces a la semana, después sume fines de semana, necesite conocer más y me inscribí en una academia de baile. Aprendí realmente a hacer que mi cuerpo sonriera y esto cada vez más me fue alejando de ese mundo que veo tan frio, calculador, que es bonito y lujoso claro…pero sólo dura un momento, se reemplaza con otra imagen, otro video y al fin de cuentas todo eso que generamos no tiene gusto a nada.

Baile hasta el agotamiento, literal. Hasta quebrar sin haber tomado una sola gota de alcohol. Mientras no paraba de ejercitar mi cuerpo, cuidarlo excesivamente con dietas super planificadas con nutricionista para no bajar de peso por la actividad sino subir o por lo menos mantenerme. Ocupe todo mi ser a entrenar distintas actividades deportivas, conocer distintos maestros y cruzarme con personas que estaban destinadas a mostrarme el camino. Esa inquietud que me libera y al mismo tiempo me motiva a seguir buscando mi propósito, hace que mi espíritu se encuentre inquieto y me hace explorar.

Descubrí que despojarme de las cosas que tenía, me hace más liviana. Los accesorios de la vida, como los llama Sadhguru, esas cosas materiales que nos distraen. Quitándome peso de encima por un objetivo aún mayor se sintió realmente muy bien. Ese objetivo era dar el primer paso. Un paso para algunos gigante, para otros podría resultar normal, pero para mi es el primero hacia un camino eterno, que quizás ya lo había comenzado antes y lo estoy continuando ahora.

Y aquí estoy, después de las adversidades de todo este tiempo, continúo en esa misma búsqueda pero esta vez con un mapa. Un gps más equilibrado. Con situaciones, experiencias, acciones y personas que me muestran la ruta. Todas causalidad es que estan ahí. Probablemente antes también estaban. Pero no era el momento, los accesorios no dejaban tampoco verlo.

Y es ahí donde me pregunto si era la mente que gobernaba al cuerpo y no me permitía sentir lo que el corazón ya sabe.

Balance, equilibrio. Siempre se trata de lo mismo.

Namaste.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.