Los amigos son la familia que la vida nos deja elegir.
Hace unos días estaba pensando el estilo de post que iba a realizar hoy. Pensé en hacer un collage de fotos con todos mis amigos y agradecerles a todos ellos por ser parte de mi vida, pero eso sería más de lo que aparecerá en todos lados no es verdad?
Así que pensé en escribir unas líneas y guardarme las imágenes en mi memoria de momentos que seguramente no existen fotos que puedan transmitir los sentimientos vividos.
(Por suerte para lo demás existe Facebook, Instagram, Twitter y todas las redes sociales)

¿Cómo hacer amigos?

Bueno, posiblemente este interrogante lo podrán encontrar en miles de páginas webs, donde les dicen “tips” de cómo ser sociables, amigables y todas esas cosas que en realidad no sirven para nada…
Vamos! Seamos sinceros, no existe una fórmula para tener verdaderos amigos de esos que te aceptan con tus virtudes y sobre todo con tus defectos. No hay un libro donde diga dónde encontrarlos, porque no hay un libro que te dé el truco de como vivir.

Mis amigos aparecieron por ahí…de formas impensadas, por supuesto que ni siquiera estaban calculadas…simplemente hubo química. No creas que sólo en las parejas se necesita química para ser compatibles, en la amistad también se necesita de todo un poco para mantener una relación.

Hay amistades que perduran en el tiempo, y aunque la vida nos lleve por caminos diferentes, sabemos que nos tenemos. Es la amiga más vieja que tengo (no por la edad, si no por el tiempo desde que nos conocemos) Compartimos jardín, primaria y secundaria. Pero recién fue en la última parte de la escuela que afianzamos nuestra amistad sin poder separarnos jamás. No voy a negarles que somos muy diferentes, la universidad nos llevó por caminos totalmente opuestos, la distancia de nuestros hogares también dificultaba vernos tan seguido. Luego el trabajo, las responsabilidades, los distintos caminos que fuimos tomando, hicieron y hacen que uno no pueda compartir tanto tiempo, y aún así no importa el día, el horario, ni nada cuando nos necesitamos.
Uno de los recuerdos fotografiado en mi memoria: Una tarde como cualquier otra, el sol brillaba más que nunca y no había una sola nube que despintara el azul del cielo. Sonó el teléfono y era ella: “Me caso” me dijo…no voy a mentirles, mi grito de alegría se escuchó por todo el barrio y unos meses más tarde me encontré en la puerta del civil llevándole su ramito de flores para atestiguar ese emotivo momento.

Años atrás, aunque no lo imaginen comencé mi carrera de Ingeniería en la UTN. La universidad me dio muchas herramientas y experiencias vividas que no hubiese imaginado, es más…nadie me hubiese imaginado a mi estudiando en un sitio donde la moda estaba prácticamente erradicada. En ese entonces la mayoría de mis compañeros eran hombres (ahora es más común que las mujeres estudien este tipo de carreras), y compañeras habían contadas con la palma de una mano. Es por eso que  tenía un grupo de estudio masculino con los que compartía mucho tiempo, al cabo de los años no sólo compartíamos libros y apuntes; si no que pasamos a festejar cumpleaños, navidades o salidas porque sí.
Un verano, donde decidí cursar una materia para adelantar el año, la conocí a ella. Una yanqui que no se le entendía bien en qué idioma hablaba. Sus amigos le decían la yanqui, pero en realidad ella nació en Córdoba, vivió en muchos países durante su niñez hasta que finalmente decidió vivir sola en Argentina para afianzarse en un sitio y poder establecerse. Ese verano fue super intenso, estudiamos como nunca, luego de haber aprobado decidimos que jamás nos separaríamos y así fue, primero salíamos con sus amigos, después con los míos…y como bien dice el dicho: Los amigos de mis amigos son tus amigos..o algo parecido. Uno de los recuerdos fotografiado en mi memoria: Una noche volvíamos de ir a bailar y como era de costumbre me alcanzaba hasta mi casa. Esa vez, llegamos hasta la puerta, paró el auto un tanto nerviosa y me dijo: ¡Tengo que contarte algo! Me gusta un amigo tuyo, me encanta…no se que hacer…y en ese momento ideamos un plan para averiguar si a él le pasaba lo mismo.
Hoy les cuento muy felizmente que esta pareja unida está esperando su primer bebé, el cuál festejamos el sábado pasado su Baby Shower de Santiago. Es increíble como a veces se dan las cosas de la vida y somos parte de la de otros.

Quizás sea super extenso este post, pero como les dije…no estaba buscando celebrar el día sólo con fotos si no con momentos guardados en mi memoria y quiero que queden plasmados en algún sitio. Si aún están leyendo puede que se sientan identificados con alguna situación y se hayan imaginado lo que les estoy relatando. Eso significa que esa “foto” no sólo está en estas palabras si no que ahora también fue vista por ustedes.

¿Se acuerdan del Fotolog? Así fue como la conocí a ella. Una niña que en ese entonces estaba atravesando un cambio radical en su vida. Se iba a vivir al otro lado del océano solo con su familia, dejando a sus amigos, novio y todo lo que la rodeaba. De chatear casi todas las noches y hablar cosas de “chicas” comenzamos a escribirnos mails super extensos. El cambio de horario no facilitaba que nos comuniquemos tan fácilmente. Fuimos como confidentes a distancia, sin conocernos en persona, sin habernos visto la cara. Pero siempre había un mail en el buzón de entrada esperando una respuesta.
Finalmente y después de un tiempo pudimos conocernos en una de sus visitas a Argentina. Recuerdo esa noche porque fue como si nos conociéramos de toda la vida. Ambas sabíamos parte de la historia de cada una y eso no nos impidió a seguir nuestra amistad a través de la distancia y el tiempo.

Con el paso del tiempo fuí cambiando de rumbo hasta encontrar lo que verdaderamente me apasiona. La moda, que a veces puede parecer fría y calculadora, trajo bajo el brazo dos hermosos regalos…
El primero fue en un curso de producción de moda. Recuerdo que al principio no nos teníamos ni en cuenta pero fue en muy poco tiempo que nos hicimos super unidas. Fue parte de algunos posteos donde compartimos la moda que tanto nos apasiona y ustedes la conocen. Gracias a ella conocí a un grupo de personitas que son parte de mi vida y me alegran el día.
Ellas son increíbles, cada una con su personalidad que las destaca en el grupo y que no las cambiaría por nada. Condimentan perfectamente el sentido de la amistad y siempre están ahí cuando cualquiera del grupo las necesita. Estoy agradecida y muy feliz de conocerlas.

El segundo regalo de este rubro, es una colega que en menos de lo pensado nos hicimos muy confidentes. Somos tan reales la una con la otra como si no existiera barreras entre nosotras. Pasamos horas hablando por teléfono, facebook, whatsapp, snapchat, lo que se les ocurra. Claro que compartimos trabajos en conjunto y a veces nuestras charlas serias terminan siendo una conversación más entre amigas. Pero eso es lo que más nos une y nos sentimos identificadas con cada situación que vivimos. Es raro pasar dos días sin hablarnos…tan extraño que si alguna de las dos nos responde nos preocupamos al máximo invadiendo todos los medios para tener señales de una u otra.

Finalmente pero no menos importante, llego a dos personitas más que están siempre.

Una de ellas, compañera de otra universidad con la que compartimos dos años de carrera. Pero no nos hicimos amigas hasta después de eso. No sé bien como fue pero ambas tuvimos una extraña idea y comenzamos a bailar salsa (para desconectarnos de tantas horas de estudio y trabajo). El tiempo fue pasando y continuamos al ritmo de la música celebrando esta amistad que tantos buenos momentos nos ha dado.
Este año vamos a realizar nuestro primer viaje (lejos de casa) que es una tremenda aventura. El Road Trip que tanto vengo comentando en las redes sociales y que será a fines de Agosto. Voy a contarles más sobre el viaje en unas semanas para que puedan seguirnos y acompañarnos en esta aventura.

Además de ella, vendrá con nosotras mi prima-hermana. Amiga que me dio mi familia  y que si no fuera por naturaleza, recorrería el mundo para encontrarla.
Tal cual como les digo, si hay alguien con quien me siento más en casa que nunca es con ella, porque es como si fuera mi hermana. Nos alentamos, nos retamos, hasta podemos llegar a tener ideas opuestas, pero aún así sabemos que podemos trastabillar y aún así caminar juntas.

Amigos, hay muchos y de todo tipo…pero de los que imprimen su foto en tu alma, son sólo unos pocos.

¡Que tengan un Feliz día junto a sus amigos!

3 thoughts on “ ¡Son ellas, mis queridas amigas! ”

  1. Qué lindo post! Sí, como decías largo pero pudiste resumir tu historia con tus amistades de una manera muy buena! Con cada una de esas historias, recordaba mis amigas, las que perdí, las que encontré y quizás encontraré. A veces, es cierto, terminás haciendo amistades con diferencias, ya sea de edad o distancia pero si es una verdadera amistad perdurá a pesar de todo. Y es como se dice, en los momentos malos, ahí estarán los verdaderos amigos para ayudar.
    Adriana

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.